La Xunta pone a disposición de los emprendedores la posibilidad de adquirir suelo industrial mediante la concesión de derechos de superficie

Feijóo señala que la Xunta da así un paso más en el objetivo de dar las mayores facilidades a quien quiera invertir en Galicia y contribuir a que el suelo industrial sirva para lo que fue creado, que es para producir riqueza y empleo

11/11/2015

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, avanzó hoy que la Xunta va a poner a disposición de los emprendedores la posibilidad de adquirir suelo industrial más accesible, mediante la concesión de derechos de superficie.
Como explicó, esto significa poner suelo industrial a disposición de todas aquellas empresas interesadas en instalarse en Galicia y en las mejores condiciones que el mercado pueda ofrecer, sin necesidad de realizar una inversión en su adquisición. Esto es, en régimen de derecho de superficie con un canon anual desde 38 céntimos por metro cuadrado.
De este modo, como matizó el titular de la Xunta, los adjudicatarios de los derechos de superficie podrán construir las instalaciones necesarias y desarrollar su proyecto empresarial en las parcelas que les correspondan a cambio de un canon anual, equivalente a un porcentaje del precio de venta de la parcela, y que será un mínimo de 38 céntimos al año por metro cuadrado y un máximo de 2,28 euros al año por metro cuadrado. Las parcelas continuarán siendo propiedad de la Administración.
Según Feijóo, la Xunta da así un paso más en el objetivo de dar las mayores facilidades a quien quiera invertir en Galicia y contribuir a que el suelo industrial sirva para lo que fue creado, que es para producir riqueza y empleo.
Las condiciones de la concesión de derechos de superficie
Más en detalle, el máximo responsable autonómico subrayó que, en lo que respecta a las empresas, aquellas que opten a la adjudicación de derecho de suelo deberán obtener la declaración de proyecto singular, que tendrán en caso de que se den ciertas condiciones: o bien una inversión que deberá superar los 8 millones de euros o bien la creación de 20 o más puestos de trabajo.
En el plazo máximo de tres años, los adjudicatarios deberán tener edificadas sus instalaciones y obtenida la licencia de actividad, con el objetivo de garantizar que las inversiones y la creación de puestos de trabajo se realizan en el plazo más corto posible.
Como advirtió el presidente, el incumplimiento de esta condición supondrá la resolución del derecho de superficie o el pago por el adjudicatario de una indemnización por importe igual al cañón de cinco años.
En lo que se refiere al coste, Feijóo apuntó que el canon del suelo partiría de 38 céntimos al año por metro cuadrado. Y, en todo caso, la previsión de pago del canon sería el siguiente: 1 año de carencia, si se solicita; 1,5% del precio de venta de la parcela en los dos siguientes años; 2,5% del precio de venta de la parcela en los dos siguientes años; 3,5% del precio de venta de la parcela en el resto del período de vigencia de la concesión.
En cuanto a las posibilidades de la concesión, durante los diez primeros años los adjudicatarios podrán ejercitar el derecho de compra de las parcelas, aplicándose el precio no bonificado de las mismas y descontando una parte del pagado en concepto de canon.
En esta línea, el responsable del Gobierno autonómico indicó que el pliego establece que el plazo de vigencia del derecho de superficie será de 30 años, prorrogables hasta un máximo total de 60 años por acuerdo entre las partes. Transcurrido el período de vigencia del derecho de superficie, la plena propiedad del suelo, del subsuelo y de las edificaciones construidas, revertirá en la Administración.
“En definitiva, el problema del suelo industrial en Galicia deja de serlo para convertirse en una oportunidad para instalarse en la Comunidad Autónoma”, apuntó Feijóo. Y esto es así no sólo con las bonificaciones que ya estaban vigentes en caso de que quieran adquirir la parcela, sino también poniendo a su disposición también una posibilidad ciertamente muy ventajosa, que es el derecho de superficie a cambio de un canon anual desde 38 céntimos céntimos de euro por metro cuadrado al año a 2,28 euros como máximo.
Con respecto a esto, el titular de la Xunta destacó que se trata de “la apuesta más ambiciosa hecha por un Gobierno autónomico en Galicia desde el principio de sus competencias”. Asimismo, indicó que serán dos millones de metros cuadrados de suelo industrial los que se pondrán a disposición de las empresas.